«Cistitis» es el término médico para la inflamación de la vejiga. La mayoría de las veces, la inflamación es causada por una infección bacteriana y se llama «infección urinaria». Una infección en la vejiga puede ser dolorosa y molesta, y puede volverse un problema de salud grave si la infección se disemina a los riñones. Con menos frecuencia, la cistitis aparece como una reacción a determinados medicamentos, a la radioterapia o a irritantes potenciales, como los aerosoles de higiene femenina, los geles espermicidas o el uso prolongado de un catéter. La cistitis también puede aparecer como una complicación de otra enfermedad.

Las infecciones de la vejiga son especialmente comunes en la mujer, cerca de un 20% sufren sus molestias al menos una vez al año. Escozor, quemazón, dolor al orinar, más necesidad y frecuencia de las micciones son algunos de los síntomas que provoca la cistitis. En algunos casos la infección se vuelve crónica, y las bacterias se pueden volver resistentes a los tratamientos habituales.

Es muy importante tener una buena higiene para tratar cualquier infección, y aumentar el consumo de agua de mineralización baja (entre 2 y 3 litros diarios), para reducir la concentración de bacterias responsables de la infección.

En este video te dejamos unas excelentes recomendaciones para que trates este incomodo problema y lo soluciones de manera natural.