Brooke Martin, una presentadora del canal Wish TV en Indiana, ha decidido confiar en Dios debido al diagnóstico que los doctores le han dado con respecto a su embarazo: su hija tiene anencefalia y muy pocas probabilidades de vivir después que nazca.

La anencefalia es un defecto de nacimiento grave en el cual el bebé nace sin partes del encéfalo y el cráneo, es un tipo de defecto del tubo neural (DTN), a medida que el tubo neural se forma y se cierra, ayuda con la formación del encéfalo y el cráneo del bebé, la médula espinal y los huesos del espinazo, no existe una cura ni un tratamiento estándar para la anencefalia, casi todos los bebés que nacen con anencefalia morirán poco después de nacer.

“Nuestro bebé fue diagnosticado con anencefalia, enfermedad rara cuyo cráneo del bebé no se desarrolla, hemos descubierto que es una niña, pero no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir” dijo Martin.

Con la consternación de poder perder a una hija casi “normal”, Brooker y su esposo, Cole, están conscientes de que todo sucede por un propósito de Dios y que nada está fuera de su control, “Decidimos seguir con el embarazo hasta que ella viva”, dijo.

Y es que la situación que están pasando en el embarazo no es un obstáculo para que Dios actúe, y con esta fe han decidido colocarle nombre para honrar a Dios y hacerle saber a todos que Dios no los abandona, “Elegimos un nombre para ella: Emma Noelle. Los dos nombres juntos son como Emmanuel, que significa ‘Dios está con nosotros’, dijo Martin.

Conscientes de que su hija no pueda vivir mucho después del nacimiento, esta pareja ha concentrado su fe en la vida que nos dio Jesús y no en la muerte que han pronosticado, porque para los que creen en Jesucristo no hay muerte sino vida.

“Estamos desconsolados. Estamos muy tristes. Pero, por otro lado, confiamos en que Dios tiene un plan para Emma, ​​que Él redimirá su historia. Normalmente un bebé con anencefalia muere. Hay la posibilidad de que podamos perderla antes de eso “, dice Brooke.

A su vez, Cole, su esposo, destaca la fe que Brooke ha tenido desde el momento que les dieron la noticia resaltando la confianza de ella en Dios, “Sabemos que seremos capaces de estar algún día con ella en la eternidad. Y esa es nuestra confianza y esto es nuestra esperanza ” concluyó.