Bolivia viene conviviendo con proyectos de ley que intentan limitar la actuación de las iglesias evangélicas en el país, y ahora, los políticos aliados del presidente Evo Morales quieren imponer una reglamentación de los diezmos entregados por los fieles a sus congregaciones.

El presidente de la Asociación de Iglesias Cristianas Evangélicas de Cochabamba, pastor Eloy Luján, criticó la propuesta de ley del diputado Sergio Choque, del partido Movimiento para el Socialismo (MAS, por su sigla en español) sobre la regulación de los diezmos.

Anteriormente, los cristianos tuvieron que movilizarse en contra de parte del Nuevo Código de Sistema Penal que criminaliza la actividad evangelística con penas de prisión para aquellos que no cumplen con la determinación.

Diputado desocupado”, disparó al pastor Luján, al afirmar que la preocupación de las iglesias no es por el propio hecho de la auditoría, sino “saber cuál es la verdadera intención del gobierno” o si el proyecto es sólo una iniciativa de un parlamentario.

El pastor también indicó que ésta no es la primera vez que el diputado lanzó tales iniciativas, sino que sería una violación de la Constitución Política del Estado, que determina a Bolivia como un país secular.

 “Creo que es un absurdo que el MAS quiera empezar a supervisar los diezmos. Los líderes de las iglesias necesitan monitorear las contribuciones, pero ni los políticos ni el Gobierno tienen algo que ver con las contribuciones voluntarias que se dan a la iglesia “, comentó.

El cercenamiento a la libertad religiosa es uno de los objetivos prioritarios de los gobiernos de orientación socialista  comunista, como en el caso de Bolivia. A lo largo de la historia, las limitaciones a la práctica de la fe en los países donde regímenes con esa inspiración se instaló  ver Cuba, Unión Soviética y otros fueron amplias e intensas.