Un niño de China llamado Zhou Xiaozhou de 13 años, que padece de Linfoma de Hodgkin, su maestro lo obligó a sentarse al fondo de su salón para que no contagiara a sus compañeros.

Mientras cumple su tratamiento de quimioterapia, Zhou se mudó a Quinzhou y asiste a una escuela cerca de la casa de sus padres en tanto se recupera. Fue a través de redes sociales que se conoció este caso de discriminación que sufre este niño pues su padre denunció lo ocurrido.

Su padre, Zhou Xionying, hizo público que su hijo no pudo presentar un examen porque el maestro no lo dejó además de tenerlo aislado de la clase.

Hasta la fecha, le niño ha perdido tres evaluaciones.

Fotos donde el niño se ve sentado solo son las que están circulando por redes, en las cuales se le ve al niño puesto a una distancia prudencial del resto de los estudiantes.

“Te imaginas lo que pasaba por la mente de mi hijo durante 45 minutos?, Se ve obligado a sentarse ahí como si fuera tonto. ¡Qué triste debe haber sido!”, son las palabras que acompañan las fotos.

El niño nunca le había dicho nada a sus padres por temor a que se preocuparan. Mientras tanto, el maestro fue suspendido del empleo y de sus sueldo, según un comunicado del Ministerio de Educación de Fujian Huian.