El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunió con los pastores en la Casa Blanca el miércoles  para discutir la reforma en las prisiones, el desarrollo de la fuerza de trabajo en el país y la asociación del gobierno con las iglesias.

“A lo largo de nuestra historia, las iglesias y los líderes religiosos de EEUU pidieron cambios y nos inspiraron a cuidar y llevar esperanza a los necesitados”, declaró el presidente a líderes como la pastora Paula White y la Dra. Alveda King, sobrina del pastor Martin Luther King Jr.

“También resaltamos la importancia crucial de la fe en la promoción de familias y comunidades fuertes. Ustedes son admirados por todos en este país. Aunque no sean creyentes, la mayoría de ellos admira lo que ustedes están haciendo. Pero, quizá, hagamos que sean creyentes, ¿verdad? “, Añadió Trump, sonriendo.

A continuación, un momento de oración fue conducido por el pastor John Gray, de Carolina del Sur. “Oramos para que el Señor siga dando sabiduría y discernimiento a nuestro presidente y su equipo de liderazgo“, clamó el líder.

Los pastores y obispos aprovecharon la reunión en la Sala del Gabinete para agradecer a Trump por colocar el cristianismo en la vanguardia de su administración.“Gracias por todo lo que estás haciendo y por reconocer a las iglesias como suyas y el gobierno”, dijo el pastor Benny Perez, de Las Vegas. “Las iglesias no han sido muy reconocidas en los últimos años. Nosotros reconocemos “, aseguró Trump.

El pastor Mike Freeman, de Washington, recordó que durante su campaña presidencial, Trump afirmó que “los cristianos tendrían un amigo en la Casa Blanca”. “Yo estaba ansioso por descubrir si esa palabra sería o no mantenida. Estoy contento de saber que usted es un hombre de palabra. “Usted tiene un oído que oye a Dios”, afirmó.