A pesar de haber bajado a categoría 1, las autoridades advierten de su peligrosidad por su enorme tamaño y la lentitud de su avance.

Sigue la última hora del huracán Florence, que ha tocado tierra cerca de Wrightsville Beach, en Carolina del Norte, a las 7.15 hora local (11.15 GMT). En su último boletín, el Centro Nacional de Huracanes explica que se encuentra a 10 kilómetros al este de Wilmington con vientos sostenidos de 150 kilómetros por hora. Se espera que el huracán, que se debilitó este viernes a categoría 1 cuando estaba a apenas 70 kilómetros de la costa de EE UU, atraviese las Carolinas a lo largo del fin de semana antes de enfilar, debilitado, los Apalaches en dirección norte a principios de la próxima semana. De momento no se han producido víctimas mortales pero sí importantes destrozos e inundaciones. Más de 400.000 personas se han quedado sin luz en el sureste del país, más de 372.000 de ellos en Carolina del Norte.

El huracán Florence tocó tierra a primera hora de la mañana con Categoría 1 muy cerca de Wilmington, Carolina del Norte. Hay cerca de 400.000 hogares sin luz, una cifra que se incrementará. Esta infografía del USA Today ayuda a entender cuál será la trayectoria a partir de ahora.

“Esta tormenta va a ser a la vez una maratón y un sprint. Además de la continua y peligrosa subida de la marea y las repentinas inundaciones, será una amenaza a largo plazo de inundaciones fluviales muy tierra adentro, ya que los fuertes chubascos seguirán cayendo en los próximos días. Consulta el pronóstico del tiempo”

Últimos datos del impacto de Florence: 100 personas rescatada en New Berg, unas 20.000 más a salvo en 157 refugios, 400.000 personas sin electricidad. Y el impacto sigue.

Fuente EL PAIS.